martes, diciembre 13, 2011

Lunch

Hoy he comido con colegas de mi marido en un restaurante un poco pijo. Los colegas son ingleses y extranjeros, todos tranquilos e inteligentes. No tengo muchas dificultades en hablar en inglés, pero lo que sufro más es que no sé qué decir en cuál contexto. Aunque en Japón no soy muy ágil de comunicar o decir lo necesario en un contexto social, pero sé más o menos qué decir. En tal ocasión, no es necesario hablar cosas interesantes o hablar bien, sino hablar lo apropiado. Ya soy una mujer casada y madura, me veo obligada de portarme apropiadamente. No soy tonta. Entiendo lo que dicen. Pero no sé cómo responder. Lo más duro en Inglaterra es tener que hablar en inglés correctamente y con cortesía. No importa si tienes un acento extranjero. Si se entiende, da igual. Nadie te trata como extranjero/a. Hay que hablar en inglés. Si no, eres imbécil.