viernes, diciembre 01, 2006

Prometí a David, un amigo español que vive por aquí, que iba a hacer un blog en español ya hace unos meses y no he hecho nada hasta ahora... Ya sabéis que soy vaguísima para hacer las cosas. Escribir en español me cuesta mucho tiempo y esfuerzo, además, me da rabia! Hablar es más fácil (chatear también, porque me váis a corregir o preguntar directamente cuando digo algo raro o incorrecto en español).

Bueno, dejo de quejarme, os doy algunas informaciones de Japón. Recientemente varias parejas de las estrellas en la tele se han casado o han informado sus bodas. Como otros países desarrollados, este país también tiene un problema de envececimiento y la tasa baja de nacimiento, por eso estas noticias me hacen dudar si el gobierno quiere controlar nuestro pensamiento por informar estas imagenes tan felices y ganadoras para hacer casar y tener hijos a nosotros jovenes. No sé, es será que estoy un poco nerviosa por las bodas de varias amigas del instituto, algunas de las cuales van a tener su primer hijo dentro de unos meses. Pero cada vez más se ve como campeona una chica casada o madre, sobre todo, si se casa con un hombre que gane suficiente y con quien uno se pueda vivir cómodamente sin trabajar. Cuando estuve en España leí un artículo en Norte de Castilla sobre "perra perdedora" en Japón. Al encontrarla, me reí porque lejos de mi patria, no había pensado que les interesa a los españoles un problema como así de la sociedad japonesa. Hace unos años se publicó un libro cuyo título es "Ladran las perras perdedoras". La perra perdedora significa una treinteña o cuarentona soltera y sin hijos, gana muy bien y con la educación alta. Es decir, aunque tienen dinero y educación, son perdedoras como mujeres porque no saben la felicidad de tener hijos ni de matrimonio o algo así. Confieso que no lo he leído, que me da miedo por convencerme que soy capaz de ser una perdedora.

Sabéis algunos que durante la época de Koizumi se ha ampliado el brecha entre pobres y ricos en Japón. El problema de tener hijos y matrimonio se deriva de este problema también. Los jovenes que no pudieron conseguir un trabajo fijo no pueden ganar suficiente ni vivir una vida segura, lo que se necesita para casarse y tener hijos. El problema es que los que no pueden trabajar de contrato fijo justo después de graduarse de universidades sólo pueden trabajar con contrato más inestable y las empresas son fácil de aprovechar a esta gente. Últimamente la economía japonesa se ha recuperado y los novatos recién salidos de universidad tienen mucha ventaja. Sin embargo, los que actualmente trabajan con contrato inestable no pueden conseguir un trabajo mejor aunque se dice que la economía japonesa sigue creciendo fuertemente.

Os hablaré (no sé cuándo pero...) el sistema de buscar trabajo de los universitarios, ya que el sistema japonés es muy diferente a los europeos.

No penséis que siempre estoy pensando en las cosas tan serias como este post. Estos últimos meses estoy agobiada por tantos examenes de español e inglés, pero me lo paso bastante bien. Dos veces vi a mi madre que me visitó a Kansai y he tenido varias fiestas pequeñas, encuentros con mis amigos, fui al concierto de un amigo... Creo que voy a tratar de estas cosas más divertidas para envidiaros!

2 comentarios:

HeV dijo...

Pues gracias a David que te ha dado publicidad ya tienes lectores españoles, también entiendo un poco de japonés, idioma que estudio, así que es una buena forma de ponerlo en práctica :D

Chie dijo...

Hola, hev. Me alegro de recibirte como lector. Si te apetece, visita mi otro blog. Lo escribo todo en japonés :)